fbpx

Jamón y Paellas en Tapas y Vinos

Esta semana decidí pasar almorzando en Tapas y Vinos, ubicado a unos 100 metros del World Trade Center, en la colonia Escalón. El lugar esta instalado en una casa de esquina y francamente desde afuera no es muy llamativo; sin embargo, había quedado de encontrarme con alguien allí.

Por dentro, el lugar es muy acogedor, tirando a elegante, sin ser pretencioso. Cuenta con tres ambientes diferentes: una sala interna, una pequeña terraza y un jardín. La primera impresión fue buena. Después de un par de minutos mi acompañante llegó y decidimos revisar el menú para ordenar.

Como no teníamos mucho apetito decidimos elegir platos para compartir; ordenamos como entrada una Tapa Ibérica, como principal una Paella Negra y como postre una Crema Catalana, para beber nos inclinamos por una  jarra pequeña de sangría.

20150930_123509_resized

La bebida llegó de inmediato, en una especie de botella de aspecto agradable, fruta fresca y una cantidad apropiada de hielo. La sangría tenía una proporción atinada de vino, jugo y fruta, de forma que se podía saborear el vino, con una sensación dulce en la boca. Sin duda, muy refrescante y agradable elección. Además el mesero amablemente se ofreció a servir la copa.

La Tapa Ibérica llegó a nuestra mesa unos 5 minutos después, el plato consiste en rodajas de chorizo español, lascas de Jamón Serrano y Queso Manchego. Si bien es cierto la presentación es muy sencilla, la calidad del producto es indiscutiblemente de primera; excelentes el chorizo y el jamón crudo, el queso Manchego –que es mi favorito entre los españoles-  era un semicurado de oveja inmejorable. Al plato lo acompaña una canastilla de pan, el cual no tiene relación con la calidad de las tapas; definitivamente ese rubro debe mejorarse, porque no se puede disfrutar de alimentos de primera con un pan tan malo. Como diría mi pueblo “es como echarse zancadilla uno solo”.

20150930_123754_resized

Unos minutos después llegó a nuestra mesa la Paella Negra, que es un arroz con tinta de calamares, calamares y aceitunas negras; otra vez la presentación era muy sencilla, algo desordenada y la cacerola en donde la servían muy grande, por lo que se miraba una ración muy escasa. Esa primera impresión cambió totalmente al comer: el arroz estaba perfectamente cocinado, el sabor y la textura impecables, el punto de cocción de los calamares exacto. Excelente trabajo en la cocina.

20150930_124830_resized

Al final llegó nuestro postre: una Crema Catalana, que es básicamente la antecesora de la crème brûlée francés, con la diferencia que la crema catalana es más cremosa. En el caso de la que preparan en Tapas y Vinos, podemos decir que está muy bien preparada, particularmente me agrada que el caramelo quemado en la superficie tenga unas tonalidades amargas que contrasten con el dulce de la crema y del mismo caramelo. Un éxito más para la cocina.

20150930_134817_resized

Definitivamente la experiencia en Tapas y Vinos es agradable, sus precios son razonables en relación a la calidad de su comida; sin embargo, deben poner más interés en la presentación de sus platos y mejorar la calidad del pan. Su sazón es tan buena que no debería dejar esos detalles a la deriva.

Red Fork otorga cinco Tenedores Rojos a Tapas y Vinos, un buen lugar para compartir con amigos.

5

Precios de referencia

Tapas Ibéricas $ 18.00

Paella Negra $ 12.00 (otras paellas para compartir entre $ 24.00 y $35.00

Crema Catalana $ 4.00

 

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Ricardo Cruz dice:

    Yo voy muy seguido con mi esposa a este restaurante, del menú que pidieron siempre van dos, la paella y la crema catalana, ademas probamos y espero que la próxima ves también ud lo haga, unos camarones con queso manchego.. eso es un manjar, el queso y los camarones se fusionan en sabor que solo de recordarlo ya se me antojo, también pedimos la tortilla española, muy sabrosa y bueno algo que ud consumió también un rico jamón serrano que prácticamente se deshace en la boca.. de la cocina siempre se viene un olor tan agradable que de entrada abre el apetito, y la paella negra es un manjar, se ve muy sencillas pero el sabor sobre sale bastante y pues la crema, es mi favorita incluso más que la crème brûlée que venden en le Croassant..

  2. Hola Red Fork, felicidades por su blog, hace unos días lo encontré y sigo en la tarea de leer todas las entradas. Me encanta Tapas y Vinos, la paella negra es una de mis favoritas, junto con los camarones con queso manchego que recomendó Ricardo, además les recomiendo probar el lomito a los cabriles (o algo así) pero es un lomo de res con queso de cabra DE-LI-CIO-SO

  3. KittyG dice:

    Hace unas semanas fui a Tapas y vinos, y debo decir que salí de allí asustada. El lugar tristemente ha desmejorado mucho, la alfombra de las gradas de la entrada necesita una renovación, ya que huelía realmente mal. A pesar de esto, nos sentamos, el lugar estaba practicamente solo, dos mesas ocupadas en un viernes por la noche… los meseros nos dejaron los menús, y se ausentaron un buen rato, tiempo suficiente para observar detenidamente que los menús literalmente se deshacen de lo viejos y sucios que están, los manteles son los mismos manteles viejos de hace unos 10 años quizás…. En fin, me desencanté del lugar y huí. No pude soportar la idea de que, si así está lo que el cliente ve, ¿cómo estará lo que no ve?
    Una lástima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *