fbpx

Buenísimos los Pinches desayunos

La semana pasada nos encontramos con algunos miembros del equipo de profesionales que dirige El Pinche, una taquería mexicana que abrió sus puertas en la Gran Vía a inicios de este año. Es una franquicia que inició en 2015 en Guatemala y que se ha expandido rápidamente debido a la autenticidad de su sazón.

El ambiente de El Pinche es sorprendentemente relajado, la decoración es colorida con imágenes de íconos de la cultura mexicana, dichos populares, piñatas que cuelgan del techo e incluso un par de vochos que están como saliendo de una de las paredes representando a los distintivos taxis Volkswagen que recorren las calles del DF. El lugar es increíblemente amplio y debe tener una capacidad apenas menor de las 200 personas.

Estábamos allí para el desayuno y procedimos a ver el menú. Entre todas las opciones elegimos unos Chilakillers con pastor, un Mollete embarrado con cochinita, unas Comadres, un plato de frutas con yogurt y una Torta de Ñoño. Los desayunos incluyen café negro o de olla con refill ilimitado o jugo de naranja.

Después de llevarnos nuestras bebidas, el mesero puso en la mesa una cesta con seis botes de salsa de diferentes colores, nombres y numeraciones. Nos explicó que las numeraciones dependen del grado de picante de cada salsa, de la siguiente manera: Santurrona 1, Coqueta 1, Macho menos 3, Ingrata 6, Matacharros 8, Chingada madre 10. Excelente este detalle que le permite a cada quien acompañar sus comidas con tanto chile como guste o aguante. En mi caso me fui por las más suavecitas.

Terminando de ver las salsas estábamos cuando empezó a llegar la comida. Inicié por la Torta de Ñoño, una torta (telera) rellena de huevos revueltos, frijoles, queso norteño, crema y aguacate. Es, simplemente, inmensa. Pedimos la básica sin carne y la verdad no la necesita. Los frijoles estaban sabrosos, el queso, la crema y el aguacate le daban untuosidad y el huevo en su punto complementaba todo. Deliciosa esta torta. Iniciábamos con el pie derecho.

Pasé a los Chilakillers, los tradicionales chilaquiles mexicanos que El Pinche sirve en una cacerola de peltre, donde acomoda tortillas de taco fritas, salsa verde, salsa roja y queso, después lo gratinan y antes de servir le ponen un par de huevos estrellados y fajitas de carne al pastor. A primera vista este plato ya lleva las de ganar y de sabor es aún mejor. Los totopos, primero tostados y después humedecidos por las salsas llegan a la boca llenos de queso gratinado. La yema de los huevos cuando la cortas se derrama aportando nuevos sabores al plato que tropieza delicioso con los trocitos de carne de pastor. Magnifico sabor, excelente presentación y buen tamaño.

Llegó el turno del Mollete Embarrado, dos mitades de pan telera con frijoles fritos y queso norteño gratinado y coronadas con cochinita, acompañados de una fuentecita con pico de gallo. Otra vez de gran tamaño y aspecto apetitoso, estos molletes estaban sabrosos, el queso gratinado y los frijoles, ricos y la cochinita… Un 10 para la cocina. Estamos disfrutando mucho de la experiencia de desayunar en El Pinche.

Un poco golpeados ya por la abundancia de los primeros platos, pero con nuestro inquebrantable espíritu de sacrificio intacto pasamos a las Comadres, un plato con tres tortillas de maíz rellenas de queso, cilantro y huevos revueltos con carne al pastor y trocitos de papa, acompañados de salsas y frijoles fritos. Este es el plato que se miraba más pequeño; sin embargo, estos tacos estaban llenos de comida, la carne de pastor su principal protagonista domina todo en el paladar sin opacar los sabores que aportan queso y huevo. Buen plato, digno de repetirse.

Como para dejar un sabor dulce en el paladar y por eso de comer algo light ordenamos el Plato de Frutas. El Pinche lo sirve en una cacerola de peltre y lo acompaña con dos fuentecitas de yogurt y miel de abeja. La cacerola estaba llena de trozos frescos de sandía, piña, melón, fresas y granola. La porción, más que suficiente, y la fruta, en su punto. Cinco de cinco en este desayuno.

El lugar está bien decorado, es relajado y divertido, el servicio es expedito, los desayunos de El Pinche están más que recomendados. Las presentaciones son agradables, las porciones generosas, los sabores deliciosos y un detalle que no puedo dejar de mencionar es que son al 2X1, por lo que incluso venir con toda la familia puede ser un opción accesible.

Para nuestros lectores que preguntan por los precios:

Plato de frutas con yogurt $6.75

Torta de Ñoño $ 6.95

Chilakillers con carne y huevo $9.95

Mollete Embarrado con cochinita $9.95

Comadres $8.95

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *