fbpx

Un café con Don Pedro

Si se quiere hablar de tradición gastronómica en El Salvador es imposible dejar de lado El Café de Don Pedro, este Drive in que inició operaciones en 1959 en la Avenida Roosevelt (en el local del extinto Hollywood Drive In), bajo el lema “Si está satisfecho dígaselo a sus amistades, si no lo está dígaselo a Don Pedro”. Este restaurante cuyo nombre está inspirado en el nombre de uno de los programas de televisión de Pedro Dalmau Bazán, “El Café de Don Pedro”.

Para la gran mayoría de salvadoreños un refresco de ensalada, un merecumbé u un club sándwich Los Angeles son pistas ineludibles que los guían al Don Pedro, cuyo estilo es perenne y sus sabores parecen ser eternos, la mayoría de sus recetas son originales de Doña Celia Gorrita de Dalmau y de Doña Tula López de Dalmau, quienes dirigían la cocina en los inicios del restaurante.

Recientemente supe que el Café de Don Pedro había abierto una nueva sucursal en el Centro Comercial La Skina, ese que está dedicado 100% a restaurantes y que está ubicado al final de Santa Tecla. Casi todos los salvadoreños hemos comido alguna vez en algún Café de Don Pedro y esto se debe a los años que este restaurante lleva abierto.

Decidimos tomarnos un café a media tarde y para ellos nos dirigimos a “El Don Pedro”, ese es el nombre de esta sucursal que Pedro Dalmau recién ha abierto en La Skina, ordenamos unas tazas de café, un merecumbe, una quesadilla, un budín y para no perder la costumbre, un refresco de ensalada.

Empecé con el refresco de ensalada, un verdadero clásico del Café de Don Pedro; ellos le ponen manzana roja, manzana verde, lechuga, mamey, piña y marañón, lo sirven en una copa con una cuchara, la pregunta siempre es la misma ¿Se come o se bebe? Inicié como lo he hecho antes, tomando la fruta por cucharadas, el sabor de inmediato te remonta a la primera vez que probaste esta delicia, sabe exactamente igual, una bebida de lo más refrescante que vale la pena probar o volver a probar.

Pasé a la quesadilla, los postres de “El Don Pedro” son sencillos, no se han subido en la moda de los postres extravagantes que abundan en los cafés y restaurantes de corte moderno, más bien, se aferran a su tradición de sencillez y sabor; la quesadilla es eso:  un postre sencillo, pero con un profundo sabor, el queso y la mantequilla se presentan en cada bocado, la estábamos pasando bien.

Después llegó el turno del Merecumbé. El Don Pedro sirve un pedazón bañado con una crema o salsa de leche: el merecumbé se hace poniendo merengue al horno y tiene un textura de espuma, la crema por su parte tiene un toque de canela y el dulce ideal, este postre que a primera vista parece inmenso es liviano y el sabor es suave al paladar, estábamos disfrutando mucho en El Don Pedro.

Por último pasé al budín, según la persona que nos atendió, la receta es de Doña Tula, la abuela del dueño y esposa del mero mero Don Pedro; es lo que en mi casa se conocía como Budín Diplomático, el sabor es una delicia, con un toque de vainilla y otro de caramelo de muerte lenta, pero lo que se lleva los aplausos en este caso es la textura, los bocados de esta delicia son suaves y con sabor a gloria.

El servicio es rápido, los precios son por demás accesibles, la comida no es elegante, pero los sabores son de primera, la nitidez y exactitud de sus postres es eterna, cualquier persona puede reconocer que su sabor es el mismo todo el tiempo, parecería que Doña Celia o Doña Tula la abuela y madre del conocido Periquitín (el tercer Pedro) siguen al frente de sus cocinas.

La tradición que hereda este nuevo Don Pedro, se respira al nomás entrar, más cuando reconocer su eterno puesto a la vista de todos “Si está satisfecho dígaselo a sus amistades, si no lo está dígaselo a Don Pedro”, por eso amigos debo decirles que quedé verdaderamente satisfecho. Red Fork otorga cinco Tenedores Rojos a El Don Pedro en esta visita, sin duda volveremos pronto por algunos de sus ítems salados.

Para nuestros lectores que preguntan por los precios:

Quesadilla $ 1.90

Budín $ 2.65

Merecumbé $ 2.95

Refresco de Ensalada $ 2.35

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *