fbpx

Nos fuimos por unas carnitas a Picnic

Picnic Steak House es un restaurante ubicado en el kilómetro 16 de la carretera al Boquerón del volcán de San Salvador, el lugar está espectacular, con suficiente parqueo, cada una de sus mesas (todas tipo picnic) con amplias sombrillas y con una vista privilegiada a Santa Tecla y a San Salvador, a primera vista un 10 para el lugar, se mira impresionante.

Llegamos en día de semana al mediodía, nos atendieron pronto, nos ofrecieron la bebida y nos dejaron los menús, después de revisarlo ordenamos para picar una bandeja criolla, como platos principales una entraña de 8 onzas, un plato Libertense, un Vicentino y como postres un sorbete artesanal de coco y una crepa de Nutella con banano, la bebidas llegaron frías y con unos vasos de peltre con hielo; las primeras impresiones de Picnic eran buenas.

Llegó la bandeja criolla un plato para boquear con Chorizo, butifarras, salchichón, frijoles fritos, guacamole, queso frito y tortillas negras, el plato tenía una presentación agradable, todos los embutidos calientes, sabrosos y bien cocinados, con excepción del chorizo que estaba algo reseco, lo demás estaba sabroso; lo mejor del plato el queso frito, Picnic pone a la plancha un queso crema que les queda delicioso, iniciamos bien.

Llegó el turno de los principales, inicié con el Vicentino que es un pincho de cerdo con frijoles, guacamoles y tortillas, el pincho se compone de tres trozos de cerdo de más o menos dos onzas con cebolla, extrañé el tomate y el chile en el pincho, pero la carne de cerdo estaba en su punto, jugosa, cocinada perfecta y bien condimentada, los frijoles estaban un poco sosos, pero el guacamole si que estaba sabroso, seguíamos disfrutando todo.

Pasé al Libertense (nombre que hace referencia al Departamento de La Libertad), es un mar y tierra con 7 onzas de churrasco, tres camarones jumbo, frijoles y guacamoles, éste fue el plato que más me impresionó, la carne estaba deliciosa y los camarones bien condimentados y en su punto, de buen tamaño, cumpliendo la promesa de ser jumbo y mejorando un poco más la ya buena impresión de la cocina, la experiencia en las mesas de Picnic en cuanto al menú estaba resultado muy buena, pero las bancas ya nos estaban cansando porque son un poco bajas y con el pasar del tiempo se van volviendo un poco incomodas.

Decidimos estirar un poco las piernas y disfrutar el paisaje para volver a la mesa y terminar con el postre; inicié con el sorbete artesanal de coco, Picnic sirve un recipiente con tres bolitas bañadas con un chorrito de la miel y un barquillo aparte, es como comprar sorbete de carretón pero más caché, me gustó, el sorbete estaba sabroso y se notaba que era artesanal, exactamente como me lo imaginé al ordenarlo.

Por ultimo pasé a la crepa de Nutella con banano que sirven con un chorrito de chocolate líquido, la crepa bien prepara y la combinación de Nutella y rebanadas de banano es demoledora, la cantidad, temperatura y sabor un 10 a todo con la crepa, bien acompañada con su respectivo café que hace honor a la zona.

La comida en el Picnic es sabrosa (menos los frijoles fritos que necesitan mejorar), sus precios no son bajos, pero intentan compensarlos con calidad, sabor y la privilegiada vista, el servicio es amable y eficiente, el lugar una belleza y el mobiliario y la decoración impactan a primera vista, sin embargo las bancas resultan ser muy bajas y duras, por lo que la sensación de incomodidad va calando de a poco en la experiencia, ojalá se den cuenta de esto y pronto tomen las medida pertinentes, porque el lugar vale la pena.

Red Fork otorga cinco Tenedores Rojos a Picnic en esta visita.

Para los lectores que preguntan por ubicación y precio:

Bandeja criolla $ 14.25

Entraña de 8 onzas $ 18.00

Libertense $ 21.00

Pincho de cerdo $ 12.00

Sorbete artesanal de coco $ 3.50

Crepa de nutella con banano $ 4.25

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *