fbpx

Se pelaron en Caminito

Nunca he sido fanático de Caminito Chocos. Hace algunos años fui un par de veces y no me gustó mucho así que, sencillamente lo dejé de lado. Sin embargo, algunos lectores nos han escrito pidiendo nuestra opinión de su nuevo menú por lo que, finalmente, decidimos visitarlo. Ahora se llama simplemente Caminito.


Llegamos a Caminito «La Parilla Boquiadita» de la Torre Futura para almorzar en día semana, un poco antes del mediodía, por lo fuimos los primeros clientes del día. Nos dirigimos a la terraza ya que el clima era agradable para buscar un poco de sol. Elegimos una mesa y nos pusimos a revisar el menú. Ordenamos, para picar, unos guacajoles, unos tostones montados y un pan quesudo. Esto, para darnos tiempo de ir viendo el menú.


Lo primero en aterrizar fue la charola de tostones montados: seis tostones de plátano con salsa de aguacate, queso frito y cebolla curtida. Sencillo el plato de picar, pero con aspecto de “venga, venga”. Los patacones estaban bien fritos y tronadores, como debe de ser, y el guacamole cremoso le daba un gran sabor; el queso frito, una delicia. La cocina de Caminito corta en trozos queso de mantequilla y lo debe de meter a frito profundo, produciendo un verdadero suspiro. Arrancábamos con un 10.


Pasamos a los guacajoles, que son dos fuentes: una de frijoles y otra de guacamole con nachos fritos en casa. Los nachos, tostaditos y los frijoles, sabrosos. Por otro lado, el guacamole tenía una presentación poco atractiva: la fuentecita en donde venía se miraba un poco vacía y descuidada, por otro lado el sabor, aunque no era malo, no sorprendió a nadie.


Por último, pasé al pan quesudo, que es una rebanada de pan que parece ser ciabatta cubierta con un mix de queso y pasada por el horno, y que Caminitos acompaña con una fuente de salsa de tomate con queso. El aspecto y el aroma de este pan anticipaban un excelente aperitivo. La porción de queso es generosa y llega a la mesa caliente y derretida. El sabor a mantequilla llena el paladar. El aporte de la salsa que está en la bandeja para hacer dipping es excelente. Después del pequeño traspié del guacamole, recuperábamos el rumbo.


Para comer decidimos continuar con la picadita y hacer caso a nuestros instintos que se decantaron por una bandeja que el menú llama Carnosaura, con tortillas fritas, queso frito, costilla de cerdo, chicharrones, pollo, res, chorizos, lo que acompañan con una generosa porción de papas fritas, frijoles, chilmol y tres salsas (ají amarillo, verde de chimichurri y una de morrones rostizados). La presentación no decepcionó a la afición y todos coincidimos en que esta charolita prometía.


Para ser breve, y debido a la variedad de ingredientes de la Carnosaura, inicio diciendo que TODO, absolutamente TODO en esta bandeja estaba delicioso. Los chicharrones, dorados y tronadores. El ya antes mencionado queso frito, delicioso. La carne de res, suave. El pollo, jugoso. El chorizo, rico, y la costilla adobada, perfecta. Las salsitas que acompañan el plato son fantásticas. La verde, que parece ser mayonesa con chimichurri, queda perfecta con las carnes, pero la salsa de ají es un verdadero tesoro en este plato. Soy poco para el chile, pero esta estaba tan buena que tuvimos que pedir otro poquito para terminar las papas.

No quisimos dejar sin probar el Choripán Guacho, ya que estábamos en un lugar cuyo nombre se inspira en Argentina. Caminito sirve un bagette con chorizo, alioli y chimichurri y lo acompaña con salsa de morrones, chimichurri y ensalada. La costra del pan tostado a la parrilla estaba crocante y, adentro, el chorizo argentino estaba en su punto. Mayonesa, chimichurri, todo una delicia que, sin duda, valió la pena agregar a la orden.


Al final solo dejamos la ensalada fresca y que ninguno alrededor de la mesa le hizo caso. Sin embargo, si pedimos un postrecito para eso de no perder la costumbre: un Queso Panela.


El Queso Panela es una rebanada de queso cocinado en plancha (por lo menos eso parece) que Caminito corona con sorbete de vainilla y que adorna con un poco de miel de panela. La combinación es más que sencilla y, francamente, de muy buen sabor, la parte central del queso suaviza su textura con la cocción y hace un contraste delicioso con la miel de panela y el sorbete de vainilla. Nos gustó como cierre de la comida.


Nuestra vuelta a las mesas de este restaurante no pudo ser mejor. Se apegan al concepto de parrilla para boquiar. En lo que a nosotros respecta se pelaron en Caminito. El servicio de los meseros es jovial, atento y expedito. La comida ha mejorado, y mucho. El único detalle que de plano no nos gustó fue que cobran la salsita adicional. Creo que es una práctica muy poco elegante; sin embargo, este día nada empañaba nuestra experiencia. Estábamos satisfechos, nos levantamos contentos y con ganas de repetir la experiencia.

Red Fork otorga cinco tenedores rojos a Caminito.

Para los lectores que preguntan los precios:

Choripán Gaucho$ 6.50
Guacajoles $ 3.95
Tostones montados $ 3.75
Pan quesudo $ 4.95
Carnosaura 21.95
Queso panela $ 3.95

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Fandelaparrilla01 dice:

    Caminito es una buena opción si es solo para un bocadillo…
    Si es para una comida completa considero que sus porciones son muy pequeñas y a mi parecer hay patillas con un sabor desabrido… No del todo característico de una buena parrilla, por lo demás considero que está bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *