fbpx

Gourmandises: es diferente a todo

Visitamos Gourmandises para almorzar. Habíamos visto de pasada el sitio porque somos aficionados a las pastas del restaurante de al lado; sin embargo, en más de una oportunidad nuestros lectores nos habían sugerido este lugar y decidimos por fin conocerlo. Investigamos y Gourmandises se traduce al español como golosinas, así que el nombre nos empezó a gustar más.Tomamos una mesa y después de esperar un tiempo, que pareció demasiado prolongado, por fin llegó el menú. Ordenamos para picar una entrada de chistorras y, como platos fuertes: un par de hamburguesas, un magret de pato y un emparedado de salmón. La persona que nos atendía nos comentó que el día anterior habían tenido un gran movimiento y que no tenían disponible ni salmón ni pato, por lo que, después de la respectiva mala cara, cambiamos nuestra orden agregando a las burgers, un croque madane y un panini italiano.

Francamente, nuestras expectativas del lugar se desplomaron de entrada y empezamos a rumiar la idea de estar en el lugar equivocado. Unos minutos después, aterrizó en nuestra mesa la entrada. Gourmandises sirve las chistorras fritas y cortadas en trozos pequeños, con mitades de papas babys y una fuente con unas pocas rebanadas de pan. El sabor de la chistorra cocinada en su propia grasita estaba muy bien, le habían agregado la porción justa de paprika y las papas parecían haberse robado todos los sabores del cuenco. Para picar un poquito, esto nos cayó muy bien de primer plato.

Notamos que ellos se definen en su menú como “allergy frendly” y le preguntamos al respecto a la persona que atiende. Nos explicó que todo en el menú está pensado para adaptarse a las diferentes alergias que padecen los comensales, que incluso ofrecen en su menú alimentos para celíacos (intolerantes al gluten). Me llamó la atención porque el estándar de servicio para alimentos 100% libres de gluten exige una cocina y sus implementos separados (incluso cuchillos, tablas de partir o estaciones de montaje). La persona que nos atendía, quien se identificó como el dueño, nos contó que tienen dos ambientes separados en la cocina, por lo que pueden garantizar que los intolerantes o alérgicos al gluten pueden disfrutar de sus alimentos con confianza. La conversación fue a tanto que, incluso, una comensal en la mesa vecina nos confirmó que ella, quien padece la condición, viene regularmente y con toda la confianza del mundo.

Con la entrada de chistorras, el servicio pareció recuperarse y nos preparamos para los principales. Arribaron a la mesa las burgers. El tamaño, entre mediano y grande, más que suficiente para el almuerzo. Gourmandises le pone ocho onzas de res, queso suizo, tocino, cebollas caramelizadas con vino tinto y vegetales y la acompañan con ensalada fresca (o papas fritas). En una palabra, esta burger estaba impresionante. La carne, jugosa y en su punto. La cebolla, levemente dulce. El tocino, crocante, y el queso suizo, en total armonía. Uno de los amigos con los que compartía la mesa, no dudó en decir que era la perfección hecha burger.

Después pasé al panini italiano, que preparan en pan ciabatta tostado y rellenan con prosciutto, salami, queso pecorino, arugula y tomate. El aspecto del sándwich estaba bien, pero las papas llegaron algo quemaditas y tuvimos que pedir que nos las cambiaran. El emparedado estaba sabroso, pero de todo lo que probamos era el que tenía el sabor más modesto. Pasó por la mesa sin pena ni gloria.

El ultimo plato al que le puse los ojos fue el croque madame, que Gourmandises prepara en pan ciabatta con jamón de pavo, queso gruyere y salsa bechamel. El resultado, espectacular. Este emparedado lleva queso adentro y afuera y después se hornea hasta dorarse. El emparedado estaba sabroso, suave y jugoso por dentro. El huevo estaba en su punto y la yema que se derramaba sobre el sándwich hacía las veces de salsa. Francamente, espectacular. Una total sorpresa para todos, ya que nos habían hablado de las burgers, pero este sándwich es una verdadera joya del menú.

Ya estaba satisfecho, pero no quise terminar sin algo dulce, por lo que pedí el pie de limón, que llegó de inmediato a nuestra mesa. El merengue estaba mal hecho, lleno de azúcar y se sentían los granos enteros en el paladar. El sabor del relleno de limón del pie, por otro lado, estaba increíblemente sabroso, acidez apropiada, el dulce correcto y el matiz amarguito que deben tener todos los rellenos de respetables. Sin más, le aparté el merengue y seguí disfrutando del pie, que tenía ese sabor que cautiva.

Quedamos más que impresionados de la calidad de la comida en Gourmandises, con excepción de las papas fritas que llegaron pasadas y del merengue del postre. Todo aquí estaba de bueno a delicioso, su indiscutible vocación por la salud de sus cliente se percibe y se agradece, como leí por allí Gourmandises es diferente a todo y se nota, nos levantamos de la mesa con ganas de volver.

Red Fork otorga a Gourmandises 5 tenedores rojos en esta visita.

Para los lectores que preguntan por los precios y la ubicación:
Chistorra $ 6.00
Croque Madame $ 10.00
Burger $ 10.00
Panini Italien $ 9.00
Pie de Limón $ 3.95

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *