fbpx

Nos encontramos con una gigante

States Diner en un restaurante tipo americano que se ubica sobre el paseo General Escalón un par de cuadras arriba de las fuentes de Beethoven justamente al frente de Centro Comercial El Paseo, el restaurante es propiedad de la Fundación Sus Hijos y todo el personal que lo atiende, tanto en sala como en cocina esta en entrenamiento, son hombres y mujeres jóvenes entre 18 y 20 años que provienen de hogares de huérfanos y que están aprendiendo desde a dentro acerca de la industria restaurantera.

Como ya lo consignamos en una reseña anterior “States Diner dedica todas sus utilidades a financiar a la Fundación Sus Hijos. Esta fundación trabaja con niños y jóvenes huérfanos en los hogares públicos o privados, enseñándoles inglés y mostrándoles el amor de Dios y de la sociedad, además de tener dos casas hogar que funcionan como centros de transición para jóvenes que al cumplir la mayoría de edad deben abandonar los orfanatos, así la Fundación Sus Hijos, acompaña a los niños antes de cumplir 18 años y después les da vivienda, trabajo y les ofrece la oportunidad de aprender un oficio para la vida”.

Volviendo a nuestra reseña, llegamos para el mediodía el lugar como siempre muy limpio y ordenado, el estilo es como cincuentero o sesentero, todo en fibra de vidrio y en colores pastel, el lugar es claramente americano, identifiqué su tradicional rockola que está disponible para que los clientes programen su música favorita sin costo alguno, el ambiente es como de pasquín de Archier en Riverdale.

Luego de sentarnos y revisar el menú elegimos unos aros de cebolla con chili con carne para picar y para comen un fish and chips, una hamburguesa Big Mamma (los más jóvenes de la mesa nos habían traído con la idea de probar esta burger gigante) y un sándwich estilo Filadelfia.

Unos minutos después llego a la mesa el Chili Onion Rings que son aros de cebolla rebosados bañados con chili con carne y queso, States Diner pone su filosofía en esta entrada (platos grandes, económicos y sabrosos), los aros eran grandes y estaban crujientes, la proporción chili era más que generosa y acompañaba muy bien los aritos, comenzamos con un 10 el almuerzo.

Después pasamos a los principales, lo primero el fish and chips, este es un clásico de la comida británica, la cocina sirve dos filetes medianos de lonja de pescado, papas waffles y salsa tartara. States rebosa el pescado en la receta original de harina, huevo y cerveza, el resultado es sobresaliente y se presenta en una costra de grueso medio, crujiente y con un sabor a cerveza que se siente suave y muy agradable en el paladar, una delicia.

Pasamos después al Philly Cheese Steak Sandwich que sirven en pan estilo baguete, que rellenan con queso crema, filete de res ahumado, mayonesa, morrones y queso provolone, el queso estaba adentro del emparedado estaba caliente y la carne sabrosa, el pan suave no fue de mi gusto y aunque reconozco que en su conjunto todo estaba sabroso, me quedé con la sensación que pudo ser mejor.

En mis afanes estaba cuando llegó la Big Mama, simplemente espectacular y gigantesca, es una burger con una pattie de carne de res de 32 onzas, varias rebanadas de queso cheddar, los aderezos y vegetales tradicionales, es prácticamente un pastel (para celebrar una cumpleaños estaría cabalito) y si, un súper comelón se la puede volar solo, pero es sin duda alguna una burger para compartir que puede alcanzar para cuatro personas sin problemas, el precio es más que razonable para la talla de la burger, término y sabor es muy bueno, tomando en consideración las dificultades que presenta el manejo de una pattie de esas dimensiones, sin duda la pediríamos nuevamente.

Como éramos varios nos quedamos con un hoyito y decidimos complementar la experiencia con unos postrecitos y ordenamos un Chocolate Brownie a la moda y un Hog Heaven.

El Hog Heaven era un sorbete de chorro de vainilla que sirven en copa y que tiene como fondo y como topping una generosa porción de jarabe de maple y trozos crujientes de tocino. El tocino crujiente y saladito combina perfecto con la miel y el sorbete sirve como escenario para que estos dos sabores dulce y salado jueguen alegres en el paladar, rico, muy rico.

Al final pasé al brownie que sirvieron caliente y con sorbete, el brownie es hecho en casa y como lo sirven caliente se derrite en el paladar muy sabroso y con la consistencia ideal, suave por dentro y con una pequeña costra tostadita por afuera, 10 otro 10 para States Diner.

Los sabores de States Diner son 100% americanos igual que Kameron Akerman su chef principal, las porciones son más que generosas, los precios razonables y los sabores totalmente auténticos, con todo eso, lo mejor que tiene States Diner es su maravillosa obra social, Red Fork otorga todos los tenedores rojos del mundo a States Diner, su comida y su trabajo por los niños.

Para los que preguntan los precios y la ubicación:

Chili Onion Rings $ 5.00

Fish N Chips $ 6.25

Philly Cheese Steak Sandwich $ 7.50

Big Mamma burger $ 18.99

Chocolat Brownie con sorbete $ 3.50

Hog Heaven $ 3.50

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *