fbpx

Espectacular e imperdible la parrilla de Panenka

Íbamos rumbo a Delikat, cuando uno del equipo pensó que estaba más por una carne y propuso que mejor cambiáramos de cancha. Como estábamos pasando justo frente a un steak house nuevo, decidimos aprovechar la oportunidad y estacionarnos; de todas formas, nos encanta conocer lugares nuevos. Éste se llama Panenka y queda justo al frente de Básico, en el Boulevard del Hipódromo.

El restaurante ocupa toda la casa, tiene mesas en la sala principal, la terraza y el jardín. Su nombre rinde tributo al futbolista checoslovaco Antonin Panenka, famoso por su peculiar forma de cobrar los tiros de penal. Aunque tiene varios televisores y un par de motivos deportivos, el lugar tiene más el estilo de un lugar dedicado a las carnes y no al deporte; eso no dejo de crear alguna confusión, pero con nuestra tradicional actitud aventurera seguimos adelante.

El mesero nos dejó el menú, le preguntamos por qué estaba tan solo el lugar y nos comentó que apenas abrieron la primer semana de septiembre y que, aún estaban dándose a conocer; después, revisamos el menú, ordenando para comenzar nuestras bebidas y como entrada unas alitas de pollo en salsa teriyaki y costillas ahumadas en salsa barbacoa.

Las entradas llegaron al mismo tiempo, servidas en platos alargados con bastantes papas fritas de corte twist; estas entradas tienen más papas que alitas, pero la cantidad es razonable dado el estilo del lugar, las alitas en salsa teriyaki estaban jugosas y en su punto, para mi gusto le faltaba un toquesito de miel o azúcar que le diera un poquito más de dulzor al sabor. Pero confieso que nos gustaron a todos en la mesa.

Pasando a las costillas ahumadas en salsa barbacoa, la cocina sirve en trozos pequeños, fritos y llenos de una espectacular salsa barbacoa de la casa; debo confesar que el sabor es único, bastante fresco y nuevo para mí, definitivamente sobresaliente. Las curly fries estaban calientes, crocantes y salpicadas con queso parmesano en polvo, muy buen arranque para la cocina de Panenka.

Acto seguido, nos dejaron en la mesa unas tazas con consomé, muy sabroso, no tan caliente como prefiero pero su sabor a hierbas nos gustó a todos; al final nuestro mesero llegó con unas ensaladas frescas salpicadas de parmesano con aderezo, buenísimas y tan frescas como debe ser esta ensalada, lechuga, crutones, pepino, rábano todos los vegetales frescos y fríos, todo muy bueno.

Pasé al Coulotte, la cocina sirve más de 10 onzas de payazo CAB (Certificated Angus Beef) con una nuez de mantequilla, ajo y eneldo fresco, vegetales grillados y papá al horno; era el turno de la carnita y eso alegró a todos los carnívoros de la mesa, el punto del asado estaba perfecto, la suavidad indiscutible y cada bocado jugoso, verdaderamente delicioso, todo en el puyasito estaba como debe ser, los acompañantes por su parte complementaban perfecto el plato, un rotundo 10 para la cocina.

Pasé al Panenka, el plato más pequeño de la orden: una pechuga de pollo (unas 7 onzas) grillada con vegetales y papas a la parrilla. En este punto debo decir que el equipo no es muy pollívoro, confieso que lo pedimos por el nombre, siempre que un lugar tiene un plato con su nombre no dudamos y aquí definitivamente acertamos porque este espécimen estaba bastante sabroso, la pechuga asada en su punto, jugosa y con buena estética en el grillado, le cocinan con una mezcla de especias que realzan su sabor, por su parte los vegetales la complementaban, otro 10 para Panenka.

Por último, dejé el Mar y Tierra, 10 onzas de lomo, un chorizo argentino y un par de camarones al ajillo complementados con vegetales y con papas fritas, la carne nuevamente en su punto y nuevamente espectacular, suave, sabrosa y jugosa; los camarones estaban un poco crocantes y bien sazonados, el ajo estaba allí en su justa medida bien matizado por la mantequilla, francamente estábamos impresionados por la calidad de la comida.

Decidimos ir más allá y quisimos ver si lograban cerrar bien el almuerzo, por lo que ordenamos un postre; no tienen una carta para eso, pero el mesero te describe sus postres en la mesa, nos decantamos por unas bananas Forter a la moda, después de unos minutos llegó una fuente que elaboran con una tortilla de harina frita, en donde ponen algunos trozos de manzana salteadas con mantequilla y azúcar, coronan con una bola de sorbete y adornan con rebanadas frescas de manzanas verdes y cajeta: delicioso, la manzana estaba suave y bien cocinada, el dulce era el correcto y el sorbete quedaba perfecto con los sabores, la textura crocante que aportaba la tortilla de harina fabuloso, un 10 más para la cocina.

Panenka está bien llevado, tengo mis dudas con la inclinación por el deporte, pero la vocación parrillera está clara en su comida; el servicio es bueno y la cocina envía un plato perfecto tras otro, los asados en su punto y la calidad de la carne es indiscutible, cada bocado es suave y jugoso, sin duda volveremos y pronto.

Red Fork otroga 7 Tenedores Rojos a Panenka en esta visita.

Para los lectores que preguntan por los precios:

Costilla Ahumada $ 7.00

Alitas Teriyaki $ 5.00

Mar y Tierra $ 21.00

Coulotte $ 20.00

Pollo Panenka $11.00

Postre $ 3.50

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Víctor dice:

    Me gusta sus comentarios despertó mi apetito juzgando x las fotos me párese un lugar muy interesante lo tendré en cuenta

  2. Cristina dice:

    Que bien por sus comentarios! Esperaré por sus recomendaciones para visitar y degustar en nuevos lugares. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *