fbpx

Estados Unidos o Inglaterra, ¿Quién inventó los chips de papa?

Las batallas por la invención de algunos platillos y bebidas son muy conocidas en el mundo de la gastronomía, así, Tampa y Miami se pelean por ser la ciudad en donde se inventó el sándwich cubano; Francia y Bélgica por ser el país que inventaron las papas fritas; Chile y Perú por la autoría del Pizco o en este caso la unión americana e Inglaterra por los chips de papas fritas.

La mejor historia es la que cuenta, que justo antes de la guerra civil norteamericana en 1953, en Saratoga Springs, lugar en donde los neoyorquinos adinerados acostumbraban pasar sus días de descanso, funcionaba el restaurante Moon’s Lake House, en donde trabajaba George Crum un cocinero mitad nativo americano y mitad afroamericano quien preparaba un plato de papas fritas que bautizaron papas fritas moon.

Un cliente adinerado ordenó un plato de papas fritas moon, las que George preparó; el comensal las devolvió diciendo que estaban muy gruesas, George repitió el plato partiendo más delgadas las papas, pero acto seguido las papas regresaron nuevamente a la cocina con la misma observación; disgustado y con mucho fastidio, George decidió darle a su exigente cliente una lección y rebanó las papas lo más delgado posible y las sumergió en el aceite caliente hasta dorarse, así, seguramente el cliente aprendería.

El cliente mandó a llamar a George a la mesa y éste acudió preocupado y pensándose en problemas; el comensal sin embargo, estaba fascinado con las papas y quería felicitar a George por el platillo, éste preguntó por el nombre y George alcanzó a inventar Saratoga Chips. Algunos han asegurado que el comensal era el industrial ferroviario Cornelios Vanderbilt, pero la sociedad protectora de la historia de Saratoga Springs ha desmentido la historia asegurando que no se conoce el nombre del comensal.

Los ingleses, por su parte, aseguran que ellos son los dueños de la receta original ya que en 1822 aparece la receta de papas en rodajas o viruta en un libro ingles de cocina. La Asociación Estadounidense de Snacks asegura que la receta inglesa y el estilo de George no tienen parecido y que un cocinero medio nativo americano, que a además no podía leer, no tenía ninguna posibilidad de llegar a ningún libro a mediados del siglo XIX.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *