fbpx

Kamakura

Tenía años de no llegar a Kamakura, un restaurante japonés ubicado en la Colonia Escalón, así que, una noche de éstas, aprovechamos las ganas de comer algo oriental y ver como estaban las cosas. Al llegar parece que el lugar está un poco congelado en el tiempo, a simple vista necesita ser remozado.Para obtener la experiencia completa de Kamakura, no sólo quisimos probar varios platos, sino también que optamos sentarnos en sus mesas tradicionales, esas que dan la impresión de estar sentado en el piso. Sin embargo, hay un espacio abajo de la mesa en donde las piernas pueden estar completamente estiradas, algo realmente muy útil.

Descubriendo su menú, establecimos una clara estrategia de ataque: ordenaríamos un clásico ramen de sal, unos camarones tempura, un roll “tsunami”, un roll “hamachi maki”, y un pollo teriyaki. Quisimos probar los “cebollines enrollados con carne de res en salsa teriyaki”, pero nos informaron que no estaban disponibles.

Con mucha, muchísima tardanza, llegaron los camarones tempura. Este platillo consiste en 4 camarones rebosados, con su aspecto bastante atractivo y con mucha hambre decidimos probarlos. Desde la primera mordida era evidente la gran calidad, ejecución y sabor de este platillo; los camarones con un empanizado inmejorable: ligero y crocante. Asimismo, la cocción del fruto de mar era perfecta, dándole una textura ideal a la proteína. Empezamos lento pero con un paso perfecto, verdaderamente deliciosos.

Unos momentos después, llego la sopa ramen, la cual es elaborada con el característico miso, la porción llegó calientísima, servida en el clásico bol, con tallarines de trigo, cebollines japoneses, rodajas de cerdo, vegetales y el icónico huevo duro. Temperatura y aspecto perfectos, empezamos a degustarla; el caldo, muy sabroso, creaba armonía en el conjunto de elementos, por una parte, el cerdo cocido correctamente, su marinado daba unas notas dulces bastante agradables. Los fideos tenían buena cocción y algo digno de recalcar, fue la textura crujiente e inmejorable del repollo.

Termínanos la sopa y nuevamente pasó mucho tiempo para que llegaran nuestros platos de sushi. Éstos, vienen acompañados de una “sopa de sal” o una “ensaladita fresca.” Nuevamente, tratándose de un lugar como Kamakura y este tipo de precio de sus platos esperábamos un mejor servicio: la sopa una clásica sopa miso, llevaba tofu y trocitos de cebolla frita, lo que añadía agradables tropezoncitos crocantes en el paladar; la ensalada era bastante sencilla, pero lo sorprendente fue su especiado aderezo de jengibre, mostrando un excelente balance de aromas y acidez.

Seguimos esperando hasta que se hicieron presentes los sushis. Con hambre, debutamos con el tsunami. En este, el salmón y cangrejo iban muy bien con la cremosidad del aguacate y frescura del retoño de soya, una buena opción por parte de la cocina. Ahora bien, el favorito de la mesa fue el hamachi maki: éste lleva únicamente 2 ingredientes: atún de cola amarilla y cebollín. Estos 2 elementos son más que suficientes para hacer del roll una experiencia deliciosa. El atún fresco brillaba en cada bocado, el cebollín añadía una capa de sabor adicional y el arroz muy bien ejecutado era el escenario para que esta pareja se luciera en el paladar.

Mucho tiempo después vino nuestro pollo teriyaki, él cual llegó acompañado de un arroz blanco o arroz frito y claro, optamos por el frito (estamos a dieta). Éste viene en una porción aún más pequeña que “personal”, trae vegetales, tiene sabor sutil y agradable. El pollo teriyaki, para su precio era una porción escasa. Al probarlo, hacía testimonio de una buena cocción de sus vegetales y proteína, asimismo su salsa tenía buen sabor.

A ese momento aun teníamos un poco de hambre, pero nadie quería esperar el tiempo que tardaban en llevar los platos, por lo que ordenamos la cuenta, que nuevamente se tardó una eternidad en llegar. Con tanto tiempo de espera, es literalmente imposible disfrutar de los alimentos, en conclusión la comida de Kamakura es buena, pero sus porciones son poco generosas, su local necesita una renovación urgente, los meseros son amables, pero me parece que no dan abasto para atender la demanda y en su cocina, debe pasar algo similar porque tardan demasiado. Red Fork otorga 4 tenedores rojos a Kamakura en esta visita.

Para quien pregunta por los precios y la ubicación:
Tsunami Roll $17.50
Hamachi Maki $18.00
Ramen de Sal $13.50
Tempura Camarones $19.75

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *