fbpx

Cocineros, busquen su lugar brillante.

En medio de la crisis de la cuarentena que nos tiene enclaustrados en casa, como simples espectadores de la realidad de salud y de la vulnerabilidad de los sistemas sanitarios, habiendo dejado nuestros trabajos o cerrado nuestro changarrito y pensando constantemente en el futuro, preocupados por la situación económica que se avecina, si vemos más allá del bolsillo debemos reconocer que no todo ha sido malo.

Estamos teniendo tiempo en familia, estamos compartiendo los quehaceres de la casa y seguro, cocinando algo rico para ofrecerle a nuestra familia; si son más afortunados, han tenido tiempo de conversar con sus seres queridos, más allá de la cuarentena o el famoso covid, allí a la par de la inmortalidad del cangrejo, han podido platicar de los asuntos que valen la pena, de los gustos, los planes, las preocupaciones de la vida misma y, seguro, un poco de las anécdotas de la vida que permiten a todos en la familia conocerse más profundamente.

Conversando con uno de mis hijos, me habló de una película sobre dos jóvenes (un hombre y una mujer) con vidas complicadas, que en el peor momento de sus caóticas vidas, habían hecho pareja para hacer un trabajo de la escuela, que consistía en identificar y visitar los lugares hermosos de Indiana y elaborar un reporte sobre ellos; el profesor llamó al trabajo algo así como «Todos los lugares brillantes.»

Al final de la película, la historia de él termina trágicamente y la de ella termina bien; la enseñanza relatada por mi hijo me pareció pertinente en esta situación, ya que ella, a través de la amistad con su compañero se libera de sus problemas y a través de la contemplación de los “lugares brillantes” encuentra nuevamente la alegría de vivir y razón para el futuro, en las palabras de mi hijo, la película se trata de dos jóvenes perdidos, uno que no regresa y otra que encuentra nuevamente el camino y sale adelante, en busca de más lugares brillantes.

Si estás un poco desesperado, sin trabajo, con tu cocina apagada, con tu sitio cerrado, trabajando poco a domicilio, si estás viendo un futuro oscuro y cómo las cuentas se acumulan, esto es solamente un momento de crisis, que sin duda pasará, será lento o no, eso dependerá de tu actitud si prefieres ver hacia abajo, lo oscuro o prefieres vislumbrar una cocina brillante para salir adelante. tómate unos segundos, sacúdete el polvo y empieza a hacer tu plan.

En mi caso, decidí escuchar y aprender un poco de mis hijos, salir adelante y hacer mi plan, en busca de una cocina brillante para echar a andar. Preparáte para el momento de reabrir, nuevos platos, sabores sorprendentes, emplatados hermosos y nuevas formas de hacer sentir al cliente en casa.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *