Una mariscada de otro mundo en Puerto El Triunfo

Cuando dijimos que iríamos al restaurante flotante de Puerto El Triunfo, un amigo nos aseguró que era un error fatal no aprovechar el viaje para disfrutar de una mariscada en un restaurante del mismo nombre en el propio malecón; la mariscada de doña Silvia de Flores es imperdible dijo y decidimos seguir su consejo y hacer allí una parada estratégica.

Puerto el Triunfo es una ciudad portuaria ubicada a 111 kilómetros de distancia de San Salvador, te desvías a la derecha antes de llegar a Usulután, pasas por la ciudad de Jiquilisco y unos 7 km después, estas en el pueblo y al final de camino, el malecón de Puerto El Triunfo. Es fácil llegar y si pones Puerto El Triunfo en el wase, el celular te trae aquí.

El malecón tiene su parqueo y el restaurante La Mariscada, es el primero a mano derecha en la calle principal, la calle es fácil de identificar porque la tienen adornada con telas de colores a modo de techo; llegamos aquí después de comer en el restaurante flotante, así que ya no teníamos apetito, pero quisimos seguir la sugerencia recibida, por lo que nos acomodamos y como ya sabíamos a lo que veníamos, ordenamos una mariscada grande para compartir y dos Supremas doradas para acompañar.

Empezamos a disfrutar nuestras bebidas y a repasar la experiencia de nuestro paseo por Puerto El Triunfo, cuando vimos aproximarse a nuestro mesero, con un plato hondo del que salía cualquier cantidad de mariscos, como en peinado afro de los sesentas, simplemente impresionante; cuando lo puso en la mesa, notamos que ni siquiera se ve la sopa de tanto mariscos que tiene, allí empezamos a lamentar haber dejado este sitio para el final y a activar el estómago de emergencia.

Después de una primera inspección, sin meter mano, puedo decirles que la mariscada tenía tres camarones grandes, dos langostas, dos jaibas, dos punches, un puñado de camaroncillos y calamares, un pescado frito y tres conchas. Lo primero que llamó mi atención fueron las conchas, que venían abiertas y la carne como hecha bolita en el interior; nos explicaron que las cocinan al vapor fuera de la sopa y que las ponen de adorno, es la primera vez que me veo frente a frente con conchas al vapor, son típicas de El Triunfo y se pueden ordenar por separado, como para boquitas.

Después de ir quitando y disfrutando de los frutos del mar, que salían del plato como un cuerno de la abundancia llegamos a la mariscada: uffff esta mariscada es cremosa y llena de sabor a mar, sin duda, una obra maestra, es de otro planeta; vimos un paquetito de aluminio en el plato y pensamos que era pan, pero al destaparlo eran dos enredos calientitos, excelente acompañante. Una de las empleadas descansaba en la mesa vecina y le preguntamos sobre la mariscada; resultó que era la dueña, doña Silvia y, después de felicitarla por la sopa, aprovechemos para conversar un par de minutos.

Resulta que tiene más de 20 años de tener su negocio, nos comentó que sus especialidades son por supuesto la mariscada y la langosta rellena, pero también tienen pupusas de concha con queso; quisimos pedir una para no quedarnos con la curiosidad, pero era muy temprano y aún no tenían disponibles los insumos para prepararlas, lo dejaremos para la próxima, porque me sonó interesante.

La Mariscada es un restaurante típico de la playa, nada lujoso y con precios accesibles, se ve que aquí conocen el oficio; su mariscada es espectacular, generosa y con una relación precio beneficio favorable al cliente; las tortillas las hacen en el momento y eso les da puntos extra, nos sorprendió la presentación y abundancia de la sopa. Red Fork le otorga 7 tecomates Rojos a Doña Silvia de Flores y su Mariscada.

Para los que preguntan precio y ubicación:
Mariscada $ 14.50

1 comentario en «Una mariscada de otro mundo en Puerto El Triunfo»

  1. Precio: bien
    Atención: muy bien y rápido
    Comida: malisima… Estoy aca ahorita debido a este artículo y sinceramente es la primera y última vez que vengo. Camarones pasados, jaibas y cangrejos viejos… La cincha es lo único fresco… Pedí la Mariscada grande y el cevice viagra.
    A mi gusto, no regreso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *