La cucina italiana de Di Lucca

Después de los 12 restaurantes de playa que visitamos en el Fudtúr Verano que recién terminamos en Semana Santa, nos pareció buena idea recuperar la normalidad visitando Di Lucca, un sitio italiano que abrió sus puerta a finales de 2020 en Plaza Madero de Santa Elena y del cual, varios lectores han pedido que reseñemos.

Di Lucca queda al fondo de la Plaza Madero, en un local abierto en donde puede verse desde afuera las mesas e incluso la operación de la cocina; éste es un detalle que particularmente me gusta, porque se puede ver desde las mesas como preparan los alimentos. Esto puede ser una navaja de doble filo para el restaurante, porque cualquier error de la cocina queda de inmediato en evidencia.

Elegimos una mesa casi frente a la barra de la cocina, desde donde era más sencillo ver toda la operación; el lugar estaba impecable y los meseros, con sus uniformes nítidos, daban la impresión de confianza necesaria y deseable cuando llegas por primera vez a un restaurante. Nos dejaron el menú y después de una revisión, elegimos para picar pulpo con aceitunas y como platos de fondo, una pasta con salsa carbonara, una pizza con hongos, unos ñoquis con parmesano y un risotto con hongos y aceite de trufa.

Llegó el primer plato, el pulpo con olivas al escollo: es un plato hondo con trocitos de pulpo y aceitunas negras y verdes, arúgula y tomates cherry en trozos, lo primero a la vista fue la porción que nos pareció pequeña, por su parte el pulpo estaba en su punto exacto y la vinagreta unía los sabores de los componentes del plato, convirtiéndolo en una gran experiencia, tan bueno es, que estábamos por ordenar otro, cuando nuestro primer plato fuerte llegó a la mesa y decidimos seguir con lo planeado.

El Bucatini a la carbonara, es una especie de espaguetis con un agujero longitudinal en el centro, es decir como pajillas y la salsa carbonara es una salsa elaborada con yemas de huevo, queso pecorino o parmesano y trozos de panceta; el plato se ve de color amarillo y la sensación de la salsa es untuosa y llena del sabor clásico de la salsa, la pasta está en su punto, como dicen los italianos al dente. Seguíamos bien y disfrutando de nuestra experiencia.

Pasé a la pizza tartufo, ésta de aspecto me decepcionó un poco, porque tenía tantas hojas de arúgula que no se miraban los hongos; de hecho, cuando empezamos a probarla tampoco se sentían y tuvimos que buscárselos, apenas y encontramos algunos entre el queso, es posible que hayamos corrido con mala suerte, porque vimos algunas pizzas en las mesas vecinas y tenían muy buen aspecto, seguro en un futuro elegiremos otra opción.

Después pasamos al risotto con hongos, este plato fue una verdadera maravilla, de momento, directo al TOP 5 de los mejores del 2021; este arroz cuya cremocidad es su principal cualidad, estaba en su punto, suave y untuoso, los trozos de portobello aparecían para darle textura y un suave dulzor como a fruto seco característico, al final de cada bocado quedaba en el paladar un suave sabor al aceite de trufa, absolutamente perfecto, en terminó, cocción, aspecto, porción, temperatura y sabor.

El último que me quedó fue el plato de los ñoquis parmesanos; el ñoqui es una pasta que se crea de la mezcla de harina de trigo y puré de papas, según algunos italianos, es la primer forma de pasta que se consumió en Europa, antes del regreso de Marco Polo. Volviendo a nuestro plato es monocromático, porque los ñoquis se mimetizan con la salsa por su color crema, los ñoquis son suaves pero estaban firmes, en su punto de cocción, la salsa merece detenernos un poco, porque estaba deliciosa en su punto de sal e invadida de sabor a nuez, simplemente repetible.

Si la entrada nos pareció pequeña, los platos por el contrario estaban llenadores y, después de un amplio debate, decidimos echar mano de ese estomago de emergencia que todos los gorditos tenemos para el postre y pedimos un tiramizú, sirven un trozo de buen tamaño con un decorado de cocoa en polvo, el sabor cremoso de este postre es delicioso, en este caso el sabor del café es más suave que el del chocolate y el dulce es de medio a moderado, sin duda bien elaborado.

La pasamos muy bien en Di Lucca y sin duda nos levantamos conversando de lo bien que nos había ido en esta mesa, especialmente con el risotto, que recomendamos se den una descolgada a Plaza Madero y ordenen uno que no se van a arrepentir.
Red Fork otorga a Di Lucca cinco Tenedores Rojos en esta visita.

Para los que preguntan por los precios y ubicación:
Pulpo y Aceitunas al Escollo $ 10.95
Pizza Tartufo $ 11.95
Gnocchi Parmesano Regiano $11.95
Risotto al Funghi Tartufo $ 14.95
Bucatini a la Carbonara $10.95
Tiramizu $ 4.95

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.