Intachable Basilico

Esta semana, decidimos dejar pasar la comida rápida y los tacos y buscamos algo de comida italiana; nuestra elección fue el Restaurante Basilico, del cual hicimos reseña hace más de 4 años y que, con su cambio de locación a Bambú City Center y la apertura de su segunda sucursal, en Plaza Emanuel de Santa Elena, detonó nuestro deseo de volver, he aquí nuestra experiencia.

Elegimos Basilico Bambú un local con dos ambientes, uno cerrado con aire acondicionado y una terraza al aire libre, llegamos como es costumbre al mediodía; los meseros nos dejaron elegir nuestra mesa, inmediatamente después se nos acercó Josué y nos dejó el menú, nos ayudó a navegar rápidamente entre sus platillos respondiendo oportunamente a nuestras preguntas y así, elegimos para picar unas bolitas de mozzarella, un Carpaccio, una ensalada y para platos de fondo, un risotto y dos pastas. Tal y como lo pedimos, los platos hicieron presencia en nuestra mesa de a poco, permitiéndonos probarlos a medida que fueron llegando.

Lo primero que llegó a la mesa fueron los Crispy Mozzarella and Basil Balls, consistente en 5 bolitas de mozzarella empanizados en salsa pomodoro, cortados con algunas líneas de vinagre de Modena y pesto de albahaca, es la versión de Basilico de los sticks de queso, llegan a la mesa calientitos, con la caparazón crujiente y con el corazón suave, bien hechos y en combinación ideal con la salsa y sus aderezos.

Después, pasamos al Carpaccio de Salmón Curado con alcaparras, puerro, cebolla morada, arúgula y alioli de eneldo con yogurt, queso crema y aceite de oliva. Según nos comentó Josué, el salmón lo curan por 18 horas en sal, azúcar y eneldo, este proceso resalta el sabor marino del pescado que juega con los aderezos que le ponen en la cocina, verdaderamente repetible.

Luego llegó la Burrata Salad, una ensalada de hojas de arúgula con trocitos de tomate confitados al horno en aceite de oliva, coronado por una burrata aderezada con reducción de arándanos, pesto de cilantro y aceite, el aspecto de la ensalada es agradable y cuando se corta la burrata, se derrama la crema fría y quedan expuestos los hilos de la stracciatella, frescos, cremosos, blancos, anticipando el sabor por llegar, cada bocado era una bomba cremosa, apenas dulce y un poco amarga, francamente un plato sencillo al más puro estilo italiano, en donde se nota que han juntado buenos productos que combinan a la perfección.

Los platos de fondo llegaron inmediatamente después y los primeros fueron los Ravioli de Ricotta al Pomodoro, elaborados en casa, de pasta fresca, rellenos con esta especie de requesón italiano, bañados en salsa de tomate cortada con pesto de albahaca, estas almohaditas estaban cremosas y la salsa de tomates rostisados era deliciosa, un verdadero platazo; más, si se considera que su precio es de $8.00, la cocina nos tenía absolutamente cautivados.

Feruttucini a la Frutti de Mare, pasta larga con camarones, almejas y calamares en una salsa blanca de mariscos con vino blanco. Este plato era abundante, me pareció que los camarones eran un poco pequeños, pero el sabor del plato otro 10, con salsa llena de sabor a mariscos sutilmente perfumada con vino blanco y especies, muy buena.

Lo último que llegó a la mesa fue el Risotto de Hongos con aceite de trufa, este platillo era el que tenía la presentación menos apetitosa, pero el aroma y el sabor eran absolutamente de otro mundo; el mejor plato de la velada quedó al final, el arroz arboreo estaba en su punto, la salsa cremosa y lleno del umami de los champiñones y la trufa, de una consistencia agradable, apenas interrumpida por pequeños hilos de queso parmesano, un plato simplemente perfecto.

Nuestro mesero nos vio derrotados, pero con una claridad total de su menú nos hizo sacar fuerzas de flaqueza y nos apuntó con una Panna Cotta para cerrar el almuerzo y nos la llevó con un café negro. La Panna Cotta, que se traduce como crema cocida, es un clásico de la cocina italiana, elaborado en este caso con nata cuajada, yogurt y gelatina, bañado con un coulis de fresa; esta temblorosa delicia estaba fría y cremosa, con un dulzor suave que invitaba a seguir comiendo, gran cierre para la mesa.

Esta día nos sentimos de fiesta en Basilico, grandes platos y el risotto, sin duda, estará en el Top 5 de los platos que hemos probado en el año, el servicio ideal. Josué, nuestro mesero, nos atendió de lo mejor y su conocimiento del menú fue mas que suficiente para saber los detalles más importantes de los platos recibidos, servicio y comida intachables, esta vez Basilico se lo lleva todo y le otorgamos 7 Tenedores Rojos.

Para los que preguntan precios y ubicación: (Bambu Citu Center) (Plaza Emanuel)
Mozzarella Balls $ 6.00
Carpaccio de Salmón Curado $ 13.00
Burrata Salad $ 12.00
Ravioli al Pomodoro $ 8.00
Risotto de hongos con aceite de trufa $ 13.00
Panna Cotta $ 3.00

1 comentario en «Intachable Basilico»

  1. La vez pasada fui, pero honestamente no quede impresionado. El servicio fue malo y el plato de ravioles rellenos de manzana verde fue dulzon y cumplio sin mas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.