Plato del Año 2021

La búsqueda por el mejor plato del año, comienza el día después de cada Gala de la Gastronomía; los distintos bloggers de comida, en su andar de siempre, van grabando en la memoria los mejores platos y creando listas de obras maestras que se cotejan 4 meses antes de la siguiente gala, allí después de revisar varias opciones, el colectivo de bloggers propone candidatos a esta categoría. El Comité de la Gastronomía recorre los restaurantes y acuerda una lista de nominados.

Así los finalistas quedan acordados y un nuevo grupo de gastrónomos, visita los restaurantes nuevamente, para hacer su valoración final; este año, tres platos compiten por el Tenedor Rojo a Plato del Año, aparecen aquí ordenados alfabéticamente:

Camarones al Annatto de La Gastroteca

La Gastroteca (ganador de la categoría Restaurante del Año 2020), compite en esta categoría con un plato de camarones cocinados en un aceite de oliva rojizo y muy aromático, en donde se confitaron, por 24 horas, semillas de achiote hasta extraer todo el suave sabor de las mismas; al momento de cocinarlo, ponen ajo picado y unas gotas de limón y se hace la magia, acompañan sus camarones con un risotto al parmesano en su punto de cocción y sabor.

Polpo Alla Griglia de Il Bongustaio

La cocina del Chef Guillermo Figueroa (Ganador de la categoría Chef del Año 2020), entra a esta carrera con un plato de pulpo a la parrilla sobre una cama de escarola. La porción de pulpo más generosa, en su punto de cocción, tiene una textura suave en la boca, los tentáculos en la puntas con ese crujiente característico de la parrilla, le da tropezones de sabor terroso, muy agradable; todo se complementa perfecto con el aderezo de la escarola, con suaves tonos ácidos y la untuosidad del aceite de oliva.

Salmón en Crema de Cebolla de Olor de Mar

El Chef Carlos Burgos, entra en esta categoría con un plato de filete de salmón servido sobre un enrejado de ejotes, parrilladas sobre una salsa cremosa de cebolla; la presentación del plato es bastante artística, pero el secreto parece ser el punto de cocción: el salmón sellado por fuera y jugoso y suave por dentro, los ejotes crujientes brindan un sabor que antagoniza, de forma más que agradable, con la uniformidad del sabor de la salsa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.