Con todo la nueva Comida Gorda

Nos fuimos al nuevo local de Comida Gorda que, a finales de 2021, se mudó de Antiguo Cuscatlán a L´Albero Plaza, en la salida de la Jerusalén en la Escalón. El local está en una esquina en el mismo nivel de Laca Laca; es un sitio colorido y está principalmente decorado con una caricatura de un troll comiendo burgers, bien a tono con el sitio, las mesas con top de madera con el logo de Comida Gorda calados con láser en el centro, muy bien el local una y mil veces mejor que el anterior.

Saludamos al chef Joaquín, con quien nos conocimos antes en los challenges de burgers y nos contó algunas de sus aventuras en el cambio de local; después de felicitarlo por el nuevo sitio nos dispusimos a revisar el menú, eligiendo unas papitas, dos burgers, un Sándwich y una picadita de carne de res para comer. Francamente estábamos con filo, de ese que pide a gritos COMER con urgencia.

Agradecimos que el primer plato llegara casi de inmediato, seguro nuestra mesera nos vio la cara de hambre y le metió quinta a la orden; La Papada aterrizó en la mesa hasta con música de ángeles, es una canastita rebosante de papas fritas bañadas en salsa de queso con trozos de tocino, al que adicionamos camaroncitos; excelente combinación de sabores, las papitas crujientitas y el queso caliente con los camarones y tocino: una delicia.

Después, pasamos al Chavacan, un emparedado largo con lomo de res, chorizo argentino, camaroncitos y chimichurri de la casa y la versión de salsa jalapeña, también de la casa; aquí pedalió la cocina porque el pan estaba como reseco, difícil de comer, el relleno era todo lo contrario, los trozos de lomo término medio, suave y jugoso, estaban deliciosos y nuevamente esa combinación de chorizo, camarones y queso sabía delicioso.

Llegó el turno de la reina del menú de Comida Gorda (para nosotros), la Burger Maximus Gordelios con la cual, Comida Gorda se estrenó en los challenge del blog y que resultó ser una Burger de lujo, con una pattie 50/50 res/chorizo coronada con camarones salteados, tocino, cascada de queso y salsa jalapeña; te llevan la burger destapada y el mesero se acerca con un cacerolita llena de queso derretido y caliente y lo vierte sobre tu hamburguesa frente a ti, es algo que te hace agua la boca, el queso espectacular le da un sabor absolutamente delicioso, una bomba total.

Gordibuena fue la siguiente en llegar, con una pattie 50/50 de res con chorizo argentino, con topping de queso derretido y jalea de tocino, el punto de la carne estaba perfecta y jugosa, se parece a la Burger anterior pero en este caso tiene de factor diferenciador la jalea de tocino, que la recomiendo para cualquier amante de las burgers que no la haya probado aun, un espécimen dulce, salado y picantito que queda de muerte lenta.

Lo último fue la Picada Grande, la verdad más grande de lo que previmos, con una libra de lomito término medio, casi rojito como lo pedimos, chorizos argentinos rellenos de queso y arropados en tocino ahumado, papas baby con perejil y pan con ajo; lo primero el aspecto full venga venga que tiene, lo otro es el tamaño súper cholo, la carne perfecta, jugosa, suave y con el chimichurri quedaba perfecta, los chorizos rellenos con un trozo de queso y envueltos en tocino dan hambre de solo verlos, todo muy bueno.

Nos gustó el nuevo place de Comida Gorda, pero lo que más nos gustó fue la comida, que fiel a la identidad de la marca es abundante, sin pretensiones y llena de sabor, desde su cocina están en la jugada de las burgers y como deben hacerse para cautivar a los que les gusta una buena mordida abundante, jugosa y llena de sabor. Red Fork otorga 5 Tenedores Rojos a Comida Gorda y volveremos por esa Maximus Gordelius espectacular que ordenamos.

Pala los que preguntan los precios: La Papada 5, Gordibuena 8.5, Chavacan 8.5, Maximus Gordelius 8, Picada 17 y media picada 8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.