Nos encontramos una verdadera Bestia

Nos fuimos a probar los platos del menú de este restaurante mexicano llamado La Bestia, un lugar cuya cocina se dedica a la comida Tex Mex, es un emprendimiento de un par de jóvenes que vió la luz como ghost kitchen en la pandemia y que, hace unos seis meses, abrió su restaurante en la colonia Escalón, en la 77 avenida norte, entre El Bodegón y Típicos Margoth.

Llegué al mediodía antes que cualquier otro cliente, el lugar está bien decorado, pregunté por el nombre y según me relataron se llama La Bestia en honor al tren que conecta México y Texas, lo que dice la relación con el origen de su comida y con la filosofía del lugar, de servir porciones generosas, esto lo escuchaba mientras mi espíritu de gordo pensaba que eso estaba por verse. Me gustó su Slogan de #nosomosunataqueríamas, porque me pareció una especie de declaración de su calidad, eso también estaba por verse.

Después de revisar el menú, incluyendo uno especial con opciones saludables “siempre fit, pero beast”, consulté a quien me recibió sobre los platillos y entre su sugerencias, el menú y mis preferencias ordené unas papas Bestia, unos tacos de pastor y unos de birria, un burrito encobijado, una Burger Tex Mex y un T-bone Steak, una Suprema helada y una soda de lata.

Llegaron las papas y son de esos platos que se terminan en la mesa; constaba de una fuente de papas con carne de pastor, un par de ramekin con guacamole y cebolla con cilantro, un bote con crema ácida y una cacerola con queso fundido (mozarella y cheddar), desliza el queso a modo de cortina sobre las papas hasta prácticamente cubrirlas, pone el guacamole, salpica la cebolla y el cilantro y le pone unas líneas de crema ácida, el aspecto, aroma y tamaño impresionantes y el sabor del quesito rico, buena entrada para iniciar el almuercito.

Después, pasé a los tacos al pastor, la orden de La Bestia es de 4 tacos de cerdo con jardincito de cebolla y cilantro, poco a poco iba corroborando que los platos eran más que generosos en su talla, utilicé la más tradicional de las salsas de la mesa, la llamada “domable” hecha de tomate con chiles secos de buen sabor y sin picante, la carnita está cocida totalmente y yo la hubiera preferido más jugosa, pero el sabor estaba bastante bueno.

Pasé a los Tacos de Birria, 4 Tacos de carne costilla alta de res con una fuentecita con caldo de birria con trocitos de costilla, estos 4 especímenes con cara de venga venga me hicieron ojitos desde que llegaron a la mesa, levanté el primero y me lo llevé directo a la boca, estaba tostadito y crujía en la boca y al morderlos dejaban escapar el jugo de la carnita en su interior, el caldo está allí para chopear los tacos, así que uno a uno fuimos remojando los taquitos, absolutamente espectaculares y totalmente repetibles.

Después, llegó el turno del Encobijado, confieso que no soy fanático de los burritos y solo lo pedí por sugerencia de quien nos atendió, así que mi expectativa era digamos que reducida, eso cambió de golpe con la llegada del Encobijado: un burrito cholo envuelto en tocino y una costra de queso de colchón relleno de casamiento, guacamole, quesillo y carne de res; se puede pedir de pollo y pastor jugoso, el color dorado del queso te invitaba a morder de inmediato el burrito, la verdad impresionante, los sabores del casamiento, la carne, el queso dorado y el tocino saltan a la boca, tan bueno que me dejo queriendo más, delicioso.

Lo siguiente en la mesa fue la Hamburguesa Tex-Mex que preparan en pan artesanal, con una pattie de 8 onzas 100% carne de res con especias, salsa de queso, guacamole, granos de elotes asado, tomate y jalapeño, el pan llegó con una delgada capa crujiente, detallazo y la carne por dentro estaba deliciosa, me gustó el contraste de sabores entre el aguacate y los granitos de elote asado y el chilito jalapeño.

Por último, llegó el T-Bone, para los que nos leen de siempre, saben que la carne es mi debilidad, me gusta rosada, jugosa y bastante, el filetón de La Bestia debía rondar las 16 onzas, aunque al ordenarlo me advirtieron que el peso oscilaba arriba y debajo de 14 onzas, a mí me tocó bailar con la bonita y este T-bone estaba perfecto de tamaño y sazón, rosadito y jugoso, las texturas diferentes de este corte, todas cocinadas a la perfección, me volaron los sentidos; tanto, que ya en ese mismo momento quería regresar por otro filete de estos, así espectacular como el que habíamos degustado y sobre todo, por el precio más que razonable.

La Bestia es un lugar que se ve bien pensado, decorado, colores, ambiente, marca, se ve que están haciendo las cosas bien y con buena letra, el chef anda en la jugada y su comida habla por sí misma, la promesa que te imaginas al escuchar el nombre se cumple, los platos todos son cholos y tan buenos que te levantas con ganas de volver y definitivamente, no son una taquería más.

Red Fork otorga 6 Tenedores Rojos a La Bestia en esta visita.

Para los que preguntan por los precios y la ubicación:
Papas Bestia $ 6.25
Tacos de pastor $ 5.75
Tacos de birria $7.50
Encobijado $ 9.95 (res, cerdo o pollo)
T-bone 13.99
Burger Tex Mex 8.85

4 comentarios en «Nos encontramos una verdadera Bestia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.