Desayunando entre Mil Cumbres en Café Santa Cruz

DesayunoANDO nos llevó hasta Mil Cumbres a la sucursal de Café Santa Cruz, este restaurante abrió en 2016 en la Ruta Panorámica y hace menos de un año, otro nuevo en Mil Cumbres, un km más o menos después de pasar por la Puerta del Diablo 😈.

Llegamos a las 8:45 y el sitio estaba bastante lleno pese a ser tan temprano; el lugar principalmente consta de un salón grande abierto y con techos altos que impresiona por lo bien integrado que parece estar con la naturaleza, después tiene un pequeño jardín con mesas abajo de una ceiba grandísima y una especie de terraza anexa con un toldo con muebles plegables, en donde nos tocó a nosotros porque ya no quedaban espacios.

El lugar, a excepción de dónde estábamos nosotros luce impecable, los jardines hermosos y una vista maravillosa de Panchimalco; en primer plano y luego la accidentada geografía del país que iba mostrando algunos cerros verdes y hermosos que se dejaban ver entre la bruma, incluso hasta el chinchontepec que lucía opaco por la distancia y bruma reinante que le daba un toque emocionante a la mañana.

Los desayunos incluyen jugo de naranja y café con refill; los precios son más que razonables, nuestro mesero nos llevó el café y tomó la orden.

El tamalero es un desayuno que consta de un tamal de pollo, crema, queso 🧀, frijoles 🫘 fritos y plátanos fritos, el aspecto del tamal 🫔 era un poco feo porque lo ponen con ataduras de plástico, pero una vez superado esto, la masa estaba bien rica y llena de pollo, sin miserias, los frijoles 🫘 fritos es su punto y los plátanos 🍌 perfectos 🫶.

Los Huevos 🥚 divorciados, dos huevos estrellados uno cubierto con salsa verde y otro con salsa roja, crema, frijoles 🫘, queso 🧀, plátanos 🍌 fritos; los huevos llegaron término medio tal y como los ordenamos, la salsa roja de tomates 🍅 perfecta y verde de mil tomate con un toque dulce, agradables.

El desayuno a Caballo 🐴, dos Pupusas revueltas ahogadas en salsa roja, una rodaja de jamón y un huevo estrellado 🍳 y plátanos fritos; a excepción de la rodaja de jamón que estaba de más en este plato y le bajaba la calidad, lo demás estaba buenísimo, las Pupusas 🫓 bien rellenas de queso 🧀 , frijoles 🫘 y chicharrón 🐖 llegaron calientitas, hacían hilos de queso como me gusta y la salsa deliciosa.

Después, pedimos una porción de quesadilla para cerrar con algo dulce y seguir disfrutando un rato más del paisaje; mientras en la última terraza, el restaurante era cómplice de un cliente y habían montado todo un escenario para un pedida de mano 💍 que, después de cerrada, recibió un bullicioso aplauso 👏 desde todas las mesas que impacientes esperábamos el SÍ.

Si bien es cierto que la comida tiene sus péquelos puntos de mejora, todo estaba de bien o mejor, el lugar es hermoso, la vista espectacular, el servicio bueno y los precios más que accesibles. Red Fork se va con ganas de volver y otorga 6 huevos rojos a Café Santa Cruz. Confieso que a la publicación de esta reseña ya volvimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *