Un bocadito Bruttal

Pasado el almuerzo decidí pasar por un tentempié a Brutto, el exclusivo restaurante de Bambú City Center. A la salida de su elevador nos esperaba la anfitriona del restaurante que, amablemente, nos dirigió hasta una mesa en la sala principal.

Cómo hemos dicho antes, este sitio es un completo alhajero de detalles, el que más llama mi atención son los dos accesos por elevador de uso dedicado de Brutto: uno desde la calle en donde cuentan con valet parking y otro que lleva desde la tercera planta, justo atrás del Horno di Fab.

En fin, ya en la mesa nos visitó Carlos nuestro mesero, quien nos dejó el menú y quien nos ayudó a elegir los dos platos para almorzar, nos fuimos por un pescado, un pulpo y ya que estábamos allí, unas sliders a quema ropa para matar el hambrita.

Ordenamos una sangría 🍹de vino blanco 🍾 que sirven con arándanos, lichi y manzanas 🍏 que estaba de muerte lenta y llegaron unos pancitos 🥖 de cortesía con una nuez de mantequilla 🧈 trufada devanada en tierra de setas 🍄, el pan llegó calientito y la mantequilla a término de pomada, se derretía en su interior, bueno, bueno.

Llegaron las sliders: son tres hamburguesas mini con una pattie robusta casi de media pulgada de grosor de carne de res 🐄 black angus con queso suizo; cada burger de tres bocaditos, la carne 🥩 con bastante umami y el queso 🧀 potente, llenan de sabor el paladar. Sin duda hay que probar esto de su menú.

Después llegaron los principales: un filete de pescado 🐠 acevichado, de filetes de pescado servido sobre un espiral 🌀 de salsa de ají amarillo, con camote 🍠 y aguacate 🥑 flameado, bueñuelos de maíz 🌽 y mousse de aguacate 🥑, el pescado 🐠 jugoso y suave y los vegetales en su punto quedaban deliciosos.

Además, llegó el pulpo: chicharrones de pulpo 🐙 con pimentón de la vera sobre unas milhojas de papas 🥔 y con una espuma de papas con mantequilla, el pulpo estaba súper suave y lleno de sabor, la milhojas doraditas y crujientes y la espuma cremosa, todo en su punto.

Teníamos que retirarnos porque llegamos tarde a Bambú y aún teníamos que llegar a tiempo al banco; así que con todo el dolor del alma tuvimos que pasar del postre 🍮, pero la experiencia en Brutto siempre fue maravillosa. El servicio de nuestro Carlos mesero fue perfecto, un buen conocimiento del menú y la atención necesaria para tener todo a tiempo, la comida 🥘 inmejorable y el ambiente magnífico. 7 Tenedores Rojos a Brutto en esta visita.

Para los que pregunten por los precios: pulpo 18, sliders 16, pescado 23

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *