Los sabores mediterráneos de Hanne Hanna

Nos fuimos con unos amigos a visitar Hanne Hanna, el restaurante de Leonardo Guzmán un chef de segunda generación conocido por su buena mano con la cocina mediterránea, algo seguramente heredado de su padre, que ha combinado con mucho talento y dedicación, por lo que teníamos altas expectativas de la experiencia. Además este año fue nominado a Restaurante Urbano del Año en la Quinta Gala de la Gastronomía. El restaurante es pequeño y queda en el fondo del Centrika, un centro comercial en La Mascota, el mismo en donde esta Kaeru y Xocolatísimo.

El lugar es sencillo pero montado con buen gusto en tonos de blanco y café, al solo llegar sentís que estás en un lugar bien pensado para la restauración.

Llegó nuestra primera entrada: el hummus, sirven una fuente con un pan plano de acompañante, un pan plano artesanal que llega caliente y un poco tostado a la mesa, de buen aspecto y mejor sabor y el hummus cremoso con los tonos térreos de ajonjolí y, la paprika y el picante suave del aceite de oliva 🫒, delicioso, de esos que te quedas raspando el bol.

Después llegó el pulpo 🐙 con papas 🥔 baby, alioli artesanal, hierbas 🌿, limón asado y paprika, los trozos de pulpo estaban crujientes por fuera y suaves por dentro, las gotas de limón asado le dejaban un amargor sutil, delicioso, otro 10 a la cocina.

Después, pasamos al Lomito y los camarones a la mediterránea, los camarones 🍤 estaban cortos de talla algo pequeñones, en cuánto a la cocción tanto camarones 🦐 como filete 🥩 en su punto y el sabor una delicia, el ajo 🧄 y aceite en su proporción perfecta 😍, ideal para chuponear con pancito, asi que procedimos a ordenar un poco más.

Después la hamburguesa Araye, ésta sorprendió en la mesa desde su llegada, el menú describe una burger en pan pita 🥙 y efectivamente eso te sirven, pero yo imaginé una clásica burger que sustituía el pan por pita, aquí en cambio cocinan la carne en cuartos de burger hasta lograr tanto en la carne 🥩 como en el pan 🫓 el dorado perfecto y un sabor espectacular, te sirven un escabeche de rábanos y coliflor y una salsita tipo tzatziki que refresca la burger en la paladar, buenísima y absolutamente repetible.

Para terminar, nos llevaron un pescado allá Puttanesca, un filete de dorado 🐟 con papas baby y una especie de pesto de albahaca 🌿 con tomates  🍅 Cherry, jugoso y en su punto.

La verdad que comer en Hanna Hanne resultó una gran idea, la comida es muy buena o mejor, el lugar es bonito y recuerdo que los precios eran razonables, no los comparto en esta ocasión porque los amigos con los que fuimos a almorzar nos sorprendieron invitándonos y nos pareció descortés revisar la cuenta, después de comer te quedas con esa sensación de buscar el menor pretexto para regresar. 6 tenedores rojos para Hanne Hanna en esta visita.

Ojo, esta reseña la teníamos guardada, pero al conocerse los nominados de la Gala tuvimos que retrasar su publicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *